Mejora de la Calidad del Gasto Público

La mejora de la calidad del gasto público, y de su gestión, es un tema que comienza a ser abordado en diferentes gobiernos del mundo, especialmente en lo que se refiere a gastos directos no salariales (financiamiento e inversiones).

Buena parte del derroche o desperdicio de recursos se da por la excesiva descentralización de las compras públicas, lo cual impide tener controles efectivos de uno de los mayores problemas: el dimensionamiento de la demanda. Los gobiernos inician acciones en este sentido buscando una mayor eficiencia del gasto. La implementación de una Central de Compras es una medida ampliamente utilizada, en muchos casos centralizando las compras transversales, la licitación de productos y servicios, incluyendo utilities, obras e ingeniería. No obstante se produce la centralización y control del proceso licitatorio, pero no su gestión, lo cual es una importante laguna.

La implementación de una Central de Compras, centralizando la operación y la gestión, es una medida necesaria pero no suficiente, ya que para obtener el máximo beneficio debe contemplarse todo el Ciclo de Compras – desde el análisis de la demanda hasta la gestión de stock – en las acciones de racionalización, estandarización, aumento de la calidad y eliminación del desperdicio, equilibrando complejidades políticas y técnicas. Esta es una tendencia mundial indudable.

Los gobiernos deben reformular su visión sobre las compras públicas, entendiendo que el principal criterio de eficiencia no es ejercer un control jurídico del proceso, sino la aplicación de inteligencia y gestión sobre las mismas. Además de saber si el proceso de compra se ajusta a los procedimientos jurídicos establecidos, es tanto o más relevante saber si la compra es efectivamente necesaria, si la cantidad requerida está fundamentada, si el ítem en sí era necesario.

Todas las familias de productos y servicios pueden llegar a ser migradas a una Central de Servicios Compartidos (CSC). Cada familia de producto o servicio tiene una determinada complejidad técnica, algunas exigen inversión para ser migradas, aunque el retorno de la inversión se produce rápidamente por los beneficios obtenidos.
La estrategia integral de Mejora del Gasto Público es un modelo innovador que permite al estado apropiarse de un modelo estructurador, logrando atender las demandas crecientes y aumentar la inversión pública con una mejora estructural del gasto público.